Financia: sepad Dirección General de Políticas Sociales e Infancia y Familias
logo_CEAFA  AYTO-LLERENA   dip-badajoz
sexpe-servicio-empleo-extremadura
Fundación CB
Ibercaja

 

Colaboran:


Radio

 

NUESTROS SOCIOS INSTITUCIONALES
Socio institucional, es la persona jurídica o empresa pública o privada, que colabora con Afenad. Esta figura se instauró en nuestra asociación, en 2.012
AYUNTAMIENTOS: sepad sepad Ahillones Maguilla Villagarcia de la Torre Higuera de Llerena EMPRESAS: Clinica dental Bouchard
Bodegas Cortés
Tractores Llerena
Estación de Servicio PETROCOR

ACTUALIDAD ALZHEIMER

Servicios-terapia-ocupacional

Ayuda concedida por

Diputación de Badajoz

 

 Como consecuencia de la propuesta prevista en la base cuarta de las convocatorias publicadas en el B.O.P. el 6 de febrero de 2013 sobre subvenciones destinadas a la discapacidad, contra la exclusión social, y de acuerdo con lo establecido en el artículo 34 de la Ley 7/85, de 2 de abril, Reguladora de las Bases del Régimen Local, Diputación de Badajoz ha resuelto conceder subvención a AFENAD por importe de 6.000 euros, que se destinarán a poner en marcha un proyecto para los E.A. y otras Demencias a través de la Terapia Ocupacional.diputacion

 

 

Las dos maneras de mantener el cerebro en forma

Según los estudios de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard solo hay dos maneras de mantener la mente activa y ágil.

1. Mantenerse ocupado y aprendiendo 

El nivel de educación es el factor que predice de manera más fiable la capacidad mental en las personas mayores, según afirma el estudio ‘Successful Aging’ de la Fundación MacArthur. A mayor educación, mayor será la capacidad de las personas de mantener la memoria y las habilidades intelectuales cuando envejezca.

 Otras investigaciones demuestran que las personas que durante su juventud han tenido trabajos complejos, que requieren un esfuerzo intelectual, capacidades de negociación o habilidades para la enseñanza, tienen un riesgo menor de demencia que aquellos que desempeñaron labores con una menor demanda intelectual. Es probable que el hábito de lectura o la obligación de estar siempre aprendiendo nuevas cosas, ayudan al cerebro a envejecer en un mejor estado.

 El aprendizaje y el desafío intelectual continuo estimulan al cerebro a hacer más conexiones, y a mayor cantidad de sinopsis, más resistente es el cerebro. Por ello, a pesar de la edad avanzada, los neurólogos recomiendan que se siga aprendiendo, sobre todo cosas que supongan un reto intelectual, por ejemplo, un idioma. Es la manera de que el cerebro se mantenga en forma. brain_training

2. Estar en contacto con otras personas 

 Establecer lazos y mantener las relaciones con la familia y los amigos es crucial para mantener el cerebro activo. Por el contrario, la soledad y el aislamiento aceleran la depresión y la demencia. La interacción social y la práctica de actividades interesantes y entretenidas frecuentemente vienen juntas. Además, las relaciones sociales aportan apoyo en tiempos de estrés y reducen el daño que la tensión puede ocasionar en el cerebro.

 La red social suele venir de las relaciones con la familia y amigos de toda la vida, pero también de comunidades que se forman alrededor de la práctica de algún hobbie o de alguna actividad benéfica.

 En este sentido, un estudio realizado con ancianos por el grupo de Baltimore Experience Corps demostró que cuánto más tiempo pasaban ayudando en un programa de ayuda en las escuelas, más mejoraba el funcionamiento de su memoria de trabajo.

 

FUENTE: http://www.mujerhoy.com

Puedes sacar mucho más partido a tu cerebro. Según los alimentos que tomes podrás favorecer la memoria, la concentración y hasta el estado de ánimo. Te contamos cuáles son:

Frutas, verduras y hortalizas. Sobre todo aquellas ricas en vitaminas del grupo B (que intervienen en la formación de neurotransmisores) y en vitamina C (por sus propiedades antioxidantes): frutas del bosque, plátanos, tomates, espinacas, brócoli, zanahorias…

Las verduras también son un gran aporte de magnesio, básico para el funcionamiento del sistema de comunicación de las células nerviosas en nuestro cerebro.

Cereales y legumbres. La glucosa, que se obtiene principalmente de los hidratos de carbono de cereales y legumbres, pero también de frutas y verduras, proporciona energía al cerebro, que consume el 20% de toda la que el organismo extrae de los alimentos.

Frutos secos. Son fuente de energía y ricos en fósforo (entre otras cosas, imprescindible para la asimilación de las vitaminas del grupo B), en magnesio y también contienen grasas saludables (sobre todo, ácidos omega-3 y omega-6, que ayudan al buen funcionamiento neuronal).

Pescado y mariscos. Por su alto contenido en grasas saludables, fósforo y vitamina D, que ayuda a la función cognitiva. Además, el marisco es rico en zinc, un mineral que también está presente en las legumbres, la carne y los frutos secos, y que agiliza la comunicación de las neuronas entre sí.

Lácteos. Por su alto contenido en calcio, un nutriente que cumple un papel muy importante en determinadas funciones del cerebro, como el aprendizaje y la memoria, así como en la supervivencia de las neuronas.

Fuente: eleconomista.es

Gracias al proyecto “La memoria es el Camino” promovido por la Confederación Española de Asociaciones de Familiares de Personas con Alzheimer y otras demencias (CEAFA), entidad miembro de COCEMFE, 198 localidades españolas se han declarado como “Ciudades solidarias con el Alzheimer”

De las 198 localidades destacan ciudades con más de cincuenta mil habitantes como: Alcoy, Benidorm, Vila Real, Pamplona, Molina de Segura, Las Rozas, Parla, Rivas, A Coruña, Ferrol, Santiago de Compostela, Lugo, Ourense, Pontevedra, Vigo, Badajoz, Mérida, Vitoria-Gasteiz, Barakaldo, Donostia-San Sebastián, Irún, Ponferrada, Santa Lucía de Tirajana, Santa Cruz de Tenerife, Gijón, Algeciras, El Puerto de Santa María, Granada, Jaén, Málaga, Marbellla y Vélez-Málaga.

No sólo las ciudades se han declarado como solidarias con el Alzheimer, sino que también lo han hecho entidades, instituciones y empresas. Hasta la fecha se han sumado al proyecto 29 entidades solidarias.

“La Memoria es el camino”

El proyecto “La Memoria es el camino” ha sido una iniciativa por la que el periodista navarro Guillermo Nagore recorrió un periplo de 7.000 km a pie desde Finisterre hasta Jerusalén con el objetivo de sensibilizar sobre el Alzheimer. Al cumplirse un año del inicio de su viaje, se presentó en el Auditorio del Carmen de Sangüesa, primera localidad en proclamarse “Ciudad Solidaria con el Alzheimer” un resumen del documental “La Memoria es el camino”, en el que se muestra el periplo de Nagore.

Fuente: concemfe.es

 

El doctor José Miguel Santonja, neurólogo del Hospital Clínico de Valencia, avanzó ayer durante su intervención en la XXX Reunión de la Sociedad Valenciana de Neurología (SVN), que hay en marcha nuevos ensayos clínicos que «hacen pensar» que en un futuro «a medio plazo» se pueda mejorar y «posiblemente» detener la evolución de la enfermedad de alzhéimer.

El doctor Santonja se pronunció en estos términos en la ponencia ‘El futuro próximo: inmunoterapia. Enfermedad de Alzhéimer Prodrómica’, dentro de la reunión de la SVN.

El facultativo explicó que en la actualidad, los tratamientos disponibles para la enfermedad «consiguen una mejoría clínica y un retraso en la evolución de la enfermedad», pero puntualizó que aún «no existe tratamiento que intente detener la patología, actuando sobre el mecanismo que la produce».

Concretó que la inmunoterapia es una estrategia «nueva» de tratamiento encaminada a detener los procesos que llevan a desarrollar la enfermedad: «El mecanismo de actuación es el de dirigir al sistema inmunitario contra la molécula que principalmente desencadena la enfermedad, el péptido beta amiloide».

El doctor Santonja señaló que existen dos formas de actuar: la inmunoterapia activa, llamada también vacuna, basada en la administración de amiloide exógeno para que el organismo desarrolle anticuerpos contra este péptido que también actuarán sobre el amiloide que provoca la enfermedad; y la inmunoterapia pasiva, que consiste en administrar directamente anticuerpos frente al amiloide.

El experto señaló que los ensayos clínicos realizados «no han tenido resultados beneficiosos», pero «de cada uno de ellos se han ido extrayendo conclusiones para desarrollar nuevas moléculas que eviten los efectos secundarios y mejoren los beneficios clínicos».

El más conocido de ellos fue la famosa vacuna contra el alzhéimer, «que por desgracia no pudo concluir por presentar algunos casos de encefalitis». En la actualidad, comentó que están en marcha muchos ensayos clínicos con vacunas mejoradas «que hacen pensar que en un futuro a medio plazo, conseguiremos mejorar».

Fuente: lasprovincias.es